Visualizing Exponentials

We Live in Exponential Times, but We Humans are Naturally Lame at Understanding Exponentiality

Abstract:
– Analysis of the visual representations of exponentials.
– Proposals to solve current visualization issues.
– Call to discussion to come up with a better visual representation convention.

“The greatest shortcoming of the human race is our inability to understand the exponential function.”

Albert Allen Bartlett, Physics professor

Our big brains brought us the capability to predict the future, and it worked great when our environment was moving on a (rather slow) linear progression, when our ‘food’ moved around the fields from A to B at a constant pace. But many critical aspects of XXI century life move at an exponential rate: human population, computer power, online virality, virus virality, etc.; and we are not trained to predict exponential futures.

Graphs and data visualization have been helping understand complex numerical information for centuries with one of the most powerful human tool, an image.

Scientific Visual Representations

Science has two ways to visually represent exponentials: linear & logarithmic.

Both are accurate, valid and perfectly understandable by people with a scientific background, but it shows some issues when it comes to the mainstream intuition interpretation.

All the Same, All The way

Any section of a linear exponential representation will give you the same trajectory because we tend to escalate the Y axis. The spread of a virus will look similar in a graph of the first 10 days and the first 100 days.

Tendency to Infinite

An exponential curve seems to tend to infinite, but infinite is a rare thing in the real world; actually, most exponential growth or decays are interrupted by some event. It is the lack of a limit reference that makes it feel an endless progression.

Lack of details

A linear graph will only show more details on the high part of the chart.

A logarithmic graph will only show details on the low part of the chart.


Exponentials for the People

Human culture is poor in exponential references. The most relevant ones being:

Legend of Paal Payasam

The Indian Legend of Paal Payasam, in which a reward consisting on doubling the grains of wheat on the squares of a chessboard ends up with an overwhelming amount that surpasses all the amount of wheat grain in the world.

Powers of Ten

https://www.youtube.com/watch?v=0fKBhvDjuy0

The film Powers of Ten by Charles and Ray Eames, which zooms out from our ‘human scale’ exponentially to the scale of the entire universe and then zooms in to the scale of an atom.


A Better Visual Approach

To help the lack of natural human skills to understand exponentials it seems relevant to find new ways to visually represent them in a humanly intuitive way.

Nowadays, Infographists develop amazingly creative ways to make abstract data understandable to everyone, but they are mostly individual solutions per each case.

It seems necessary to find a visual system relevant for exponentials, accurate and simple enough to be easily implemented and understood.

As a Graphic Designer myself, I approached this issue and come up with some early concepts that can help better understand exponentials.

While there are out there some examples of exponential visualizations showing its progress as an animation or video –the same way Powers of Ten does or like this example of computing exponential growth– I consider that motion generates more complexity in terms of creation and readability, and we miss the simplicity of a single visual impact. So, while I don’t discard a dynamic solution, I prioritize a static image system.

Layered Landscape

Logarithmic graphs visually remind me of a landscape perspective, where closer objects look bigger and further objects look smaller.

But in logarithmic graphs there’s a disruptively wrong element that kills the perspective, the line. Imagine the line as a path. If we scale the thickness of the line proportionally to the change of scale it matches our ‘perspective language’ and it makes it more comprehensive.

Different visual codes would even make it more equal in terms of data details inside the same chart; for example using escalated circles.

Finite Reference

As mentioned before, despite the impression of a curve to the infinite, exponentials have limits and representing this reality (as far as possible) would help understand where is this curve going.

While a context reference is sometimes used in a graph explanation or in the graph itself, the suggestion is to close down the graph itself where the trajectory seems to continue to infinite.

Work in Progress

Those are very simple approximations to solve the issues above mentioned, not except of issues themselves. I’m personally invested in the topic and will try to learn more about it and find better solutions.


A Call to Discussion

I write this article from a designer perspective and with no scientific background, my purpose is to open a debate for science and design to reach a convention that feels natural for everyone to understand. My approaches are just a kick-start and I’d like to hear the thoughts of other creative brains –either scientific or designer.

I encourage others to explore the topic and I propose the hashtag #VisualizingExponentials (any platform) to follow up on other comments and approaches. I’ll look at putting together a compilation in short time. I’m thrilled to see where this can go.


Related Links

Visual explanation of exponentials: https://setosa.io/ev/exponentiation/ by Victor Powell

An approach to exponential bias applied to SARS-CoV-2 spread case https://towardsdatascience.com/dealing-with-our-systematic-misjudgment-of-covid-19-exponential-growth-3d367c9546d9 by Yannis Kopsinis


To Migrate

On November 2013, tired of Spanish crisis, widespread pessimism, a nonsense drift in my profession and the lack of stability in my hometown Barcelona, I decided to make a leap to uncertainty.
One year later I can recap and review what worked, what was useful and what not. Hope my experience can help others with a “leap to uncertainty” in mind. That’s what worked for me, if you follow this steps and you success is not my fault.

BCN-SH

Destination

My move started 10 months before landing on strange land. I spent some weeks analyzing potential destinations considering as many variables as I could, looking for the safest bet according to my profile. My argument can be briefed as:
– Where there are need for investment on design?
Growing countries. The BRICS (Brazil, Russia, India, China and South Africa).
– Which has the stablest growth, shows a more interesting cultural shock and means the biggest linguistic challenge?
中国 (China)
– Which is the Chinese city with more business? Meaning, more opportunities.
上海 (Shanghai)

Training

I fully spent the following months on learning about my destination and plan my landing.
I left social networks to focus, and went back when had everything ready.
I reed blogs about China —history, news, personal diaries— like books.
Studied mandarin by myself, with a grammar book, another one about survival level (yes, well, Mandarin For Dummies) and the web-tool www.memrise.com to memorize Chinese characters. I got the HSK1, which barely allows you to have an understanding on how the language works and basic words like 你好 “hello”, 谢谢 “thanks” and 关系 “connections”.
I checked the bureaucracy, visas and restrictions that entails establishing in China, despite the ambiguous and changing legislation.
I analyzed the situation of my profession there. Structures, kind of projects, clients, requirements…
I told my people about my destination which leaded to advises, help and new friends on the other side.
I got in touch with many companies and connections before leaving.
I bought a round trip ticket, cheaper than a one way one, and necessary to show a return ticket when managing the tourist visa.
I rented one month on different centric neighborhoods through Airbnb.
I organized a farewell party.

Leap

Passport, 16 Kg luggage, emotive hugs, never ending journey, and, Shanghai.
Just had one month tourist visa (extensible to a second month at most), and a return ticket.
After the jet lag and celebrate the indian new year (stuff…), I took the pulse of the street and learned to move around. Cities are easy, and Shanghai is as well.
I signed in the police station. You have to sign in every time you move, travel, change visa or cross the street…
I bought a Chinese SIM.
I analyzed the grocery stores and restaurants on the surroundings for my survival. My first Chinese restaurant was (under my ignorance) Sichuan’s food, the spiciest food in the world, I detoxed all my body through all my pores…
I did not made tourism, I met the city while I was moving around.
The first week I tried to met with all my contacts, and made as many interviews as I could. Despite some of the contacts where fruitless they kept my moral high.
I did some freelance works and declined some others that could take me too much time.
Three weeks after landing: “We would like to offer you the position. Looking forward to having you on board!” : D

Establishment

With a contract —plus a degree diploma, two year work experience and a couple recommendation letters— you have easy way to the work visa, which means stability. Time to follow bureaucracy, company’s agency guided all the process. Takes some months, several visits to the bureau offices, a lot of ID photos, a fun medical check and an exiting and entering back to the country.
I looked for an apartment through several websites. Hosting in different flats for the first month helped me to know what to prioritize. First, proximity to the office. Second, good AC and heater. Third, a western toilet. All you need to rent is your passport and the according wad of cash, no need of work contracts nor specific visas. You can pay the rent by cash and the bills on the buildings reception or the grocery store.
I opened a bank account at ICBC and asked for e-banking. Even though they don’t speak english, they will make it easy for you, money…
At the beginning it’s hard to find where to buy. For flat’s equipment I looked on foreigner’s forums, like www.shanghaiexpat.com, where other foreigners sell second hand stuff because they move. Ikea also helps, even though you have to dodge the crowd looking for a bed to take a nap. Later, with patience and a translator (fanyi.baidu.com) I made it signing up in taobao.com (the web that sales everything in China) and alipay.com (Chinese Paypal), which allows you to buy anything at lowest price. There’s no way to create a guide, they constantly change the sign up process. Be patient, it really worths.
Making friends was the easiest part, foreigners are very open and you can easily create bonds with your colleagues. Meeting people is always interesting since they all have different background than yours.

Extra advises

• Observe and respect the locals, is the best way to understand everything we know as “cultural shock”. You will end up embracing some of their habits, like drinking hot water and go down the street on pajamas.
• Don’t look like a tourist. You cannot avoid looking like a western, so, at least look like a dweller.
• Do your best on speaking Chinese. It’s the best compliment to your host country.
• Eat everything. Chinese cuisine is delicious and widely diverse, despite you don’t know what you are eating most times. Get ready for spicy and hot.
• People will tell you to not trust Chinese, that they are always moved by interests. Don’t trust foreigners.
• Use Chinese versions of Google apps, like Baidu Maps or Baidu Translate. Google Maps, besides that needs VPN, fails all the time.
• Buy a filter pollution mask. If you wear glasses buy one with valves or you will tarnish them.
• Do not air your flat with pollution indexes over 150 PM2.5. An air purifier can help.
• Don’t drink tap water but it’s not necessary to brush your teeth and to get showers with mineral water.
• If you have to bargain, compare the product on Taobao. Show it to the seller, or he kicks you out or accepts his defeat.
• In case you have to bring savings back to your home country do it through gold, doesn’t have taxes as currencies, but be aware of fluctuation and thieves.
• Get out of China every 6 months at least. China can be too intense and is good to air yourself. Travel even for a weekend, Asia is an astonishing place.
• Enjoy the experience.


Emigrar

En noviembre de 2013, cansado de la crisis, el pesimismo generalizado, una deriva absurda de mi profesión y la falta de estabilidad en mi Barcelona natal, decidí dar un salto a lo incierto.
Un año después de ese salto puedo recapitular y analizar qué funcionó, qué fue útil y qué no. Espero que mi experiencia pueda ayudar a otros con un «salto a lo incierto» en mente. Esto fue lo que me funcionó a mi, cada persona y su condición es un mundo, no me hago responsable si seguís estos pasos y tenéis éxito.
BCN-SH

Destino

Mi mudanza empezó 10 meses antes de pisar suelo desconocido. Dediqué unas semanas a analizar lugares teniendo en cuenta tantas variables como pude, buscando la apuesta más segura acorde con mi perfil. Mi razonamiento final se resume en:
– ¿Dónde se contrata diseño?
Países en crecimiento. Los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sur África).
– ¿Cual tiene un crecimiento más estable, ofrece un choque cultural más interesante y supone un mayor reto lingüístico?
中国 (China)
– ¿Cual es la ciudad de China con más negocios? (Luego, más oportunidades)
上海 (Shanghai)

Preparación

Los siguientes meses los dediqué en pleno a aprender sobre mi destino y planificar mi aterrizaje.
Abandoné las redes sociales para centrarme y volví cuando lo tuve todo listo.
Leí blogs sobre China —historia, actualidad, diarios personales— como si fueran libros.
Estudié mandarín por mi cuenta, con un libro de gramática, otro de «Chino para dummies» y la web www.memrise.com para memorizar caracteres. Me saqué el primer nivel oficial, el HSK1, que a duras penas te permite entender cómo funciona el idioma y palabras básicas como 你好 «hola», 谢谢 «gracias» y 关系 «contactos».
Revisé la burocracia, visados y restricciones que implicaba establecerse en China. Cosa nada fácil debido a su ambigua y cambiante legislación.
Analicé el funcionamiento de mi profesión allí, las estructuras, los tipos de trabajos, los tipos de clientes, los requerimientos, los tipos de contratos. Encontré una web, www.creativehunt.com dirigida exclusivamente al sector creativo en Shanghai, con una buena bolsa de trabajos y listados, recabé el máximo de información sobre cada compañía investigando sus webs y redes sociales.
Adapté mi portafolio y mi web a lo que consideraba interesante para ese mercado.
Dí voces a todos mis allegados sobre mi destino que repercutieron en consejos, ayudas y nuevas amistades al otro lado.
Contacté con todos los estudios, agencias y compañías
un mes antes de irme. Intentando ser escueto, cercano, correcto y con un mínimo conocimiento de a quien me dirigía. Concerté algunas entrevistas por Skype y otras in situ a mi llegada.
Compré un vuelo de ida y vuelta (son más baratos que sólo ida y para el visado de turista tienes que demostrar que sales del país al cabo de un mes).
Arrendé un mes de estancia en diferentes casas de Airbnb ubicadas en los barrios más céntricos de la ciudad.
Contraté un VPN para esquivar el bloqueo Chino.
Monté una fiesta de despedida.

Salto

Pasaporte, 16 Kg de equipaje, abrazos emotivos, avión eterno, y, Shanghai.
Sólo tenia un mes de visado de turista (ampliable a un segundo), y un billete de vuelta.
Tras el jet lag y celebrar el año nuevo indio (cosas…), tomé el pulso de la calle y aprendí a moverme. Fácil, las ciudades son fáciles y Shanghai es una ciudad recién salida del horno.
Me registré en la comisaría de policía. Tienes que registrarte cada vez que te mudas, viajas, cambias de visado o cruzas la calle.
Me hice con una SIM china (China Unicom me funcionaba mejor).
Analicé supermercados y restaurantes de mi zona para mi subsistencia. Mi primer restaurante chino era (bajo mi desconocimiento) cocina de Sichuan (四川), la comida más picante del mundo, desintoxiqué mi cuerpo por todos los poros.
No hice turismo, descubrir Shanghai fue algo contextual.
La primera semana quedé con todos los contactos que había hecho de antemano, hice todas las entrevistas que pude y contacté con más compañías. En total conocí a unas 30 personas. Aunque algunos contactos sean infructuosos mantienen la moral alta.
Hice algunos trabajos de «freelance» y decliné otros que me hubieran quitado demasiado tiempo.
Al cabo de tres semanas: «We would like to offer you the position. Looking forward to having you on board!» : D

Establecimiento

Con un contrato en mano —más título universitario, dos años de experiencia y un par de cartas de recomendación— se te abren las puertas del visado de trabajo en China, lo que significa, estabilidad. Toca seguir la burocracia, la agencia de mi compañía me iba guiando. Lleva unos meses, muchas visitas a oficinas burocráticas, muchas fotos de carné, un bizarro chequeo médico y una salida del país, gestionarlo desde tu país de origen facilita el proceso.
Busqué piso a través de varias webs. Alojarme en diferentes pisos el primer mes me ayudó a saber qué priorizar en mi futuro piso. Primero, proximidad con la oficina. Segundo, buen aire acondicionado y calefacción. Tercero, un water occidental. Puedes alquilar piso simplemente con tu pasaporte y el fajo de billetes correspondiente, no hacen falta contratos de trabajo ni visados. El alquiler se puede pagar en metálico y las facturas de electricidad y agua se pagan en la recepción del edificio o en cualquier supermercado.
Abrí una cuenta en ICBC y pedí la banca electrónica. Aunque no hablen inglés te lo pondrán fácil, eres dinero.
Al principio no es fácil encontrar donde comprar. Para equipar el piso consulté los foros de extranjeros, como www.shanghaiexpat.com, donde siempre hay gente vendiendo o regalando útiles de segunda mano por mudanza. Ikea también ayuda,aunque toca esquivar las masas de gente buscando cama para una siesta. Luego, con mucha paciencia y un traductor (fanyi.baidu.com) conseguí registrarme en taobao.com (la web donde se vende todo en China) y alipay.com (el Paypal chino) que te abre las puertas a comprar cualquier cosa al precio mínimo. No es fácil registrarse, un amigo nativo puede ser una gran ayuda. No puedo explicar cómo me registré porqué fue un proceso largo y lo cambian constantemente. Recuerdo que instalar las aplicaciones para el móvil ayudó para las verificaciones. Paciencia, vale mucho la pena.
La mejor manera de hacer amigos es a través de comunidades pequeñas, pero es mejor no cerrarse a compatriotas, la comunidad internacional acostumbra a ser muy receptiva por el vínculo que crea el ser extranjero en tierras lejana. Yo encontré amistad en mi entorno profesional, el equipo de balonmano de extranjeros y compatriotas catalanes, entre otros. En meetup.com se encuentran actividades de grupos donde se conoce gente también. Wechat es básico para la socialización en China. La vida social en Shanghai puede ser muy intensa, mejor no ser engullido por ella.

Consejos extra

• Observar y respetar a los locales es la mejor manera de entender todo aquello que al principio se considera «choque cultural». Al final terminas adoptando algunas de sus costumbres como beber agua caliente o bajar a la calle en pijama.
• No parezcas un turista. No puedes esconder ser occidental, pero intenta que se note que eres residente. No seas «expat» sé «emigrante».
• Haz todo el esfuerzo posible por hablar chino. Es el mayor halago a tu país de acogida y así lo valoran los locales.
• Cómetelo todo. La cocina China es exquisita y variada, aunque no sepas que comes en el 72% de los casos. Si tienes alergias o eres pejiguero aprende a contarle al camarero tus problemas. Prepárate para el picante y para el ardiente.
• Te dirán que no te fíes de los chinos, que son unos interesados. No te fíes de los extranjeros.
• Si trabajas con teclado inglés aprende donde están los acentos y caracteres españoles, son 5 minutos y es por respeto a tu propia lengua.
• Usa las versiones chinas de las apps de Google, como Baidu Maps o Baidu Translate. Google Maps, además de necesitar VPN falla más que una escopeta de feria.
• Compra una máscara de filtros. Si llevas gafas que la máscara tenga válvulas, o se te empañarán los cristales.
• No ventiles con índices de contaminación por encima de 150 PM2.5. Pero puedes tender la ropa, seria el equivalente a que la ropa cogiera algo de polvo.
• Aunque no hay diferentes contenedores, separa la basura y etiqueta el tipo en chino, hay gente (jubilados) que trabaja separando la basura general, si se lo das hecho mejor.
• No bebas agua del grifo, pero no hace falta lavarse los dientes ni ducharse con agua mineral.
• Si te toca regatear compara el precio del producto en Taobao. Enséñaselo al vendedor, o te echa de la tienda o admite su derrota.
• Dicen que para llevar dinero de vuelta a casa es mejor cambiar de divisa a través del oro, no tiene comisiones, pero vigila la fluctuación.
• Sal de China cada 6 meses. China puede ser muy intensa, va bien airearse. Viaja aunque sea un fin de semana. Asia es un lugar fascinante.
• Disfruta la experiencia.


Using Cloud.typography

As graphic designer with a big consideration towards typography I looked to use the best quality web-font service for my own website.
I already used most web-font services in my work. There's no standard about the use and pricing of those services. Some host themselves the fonts, some ask you to host them, some even ask you to protect the fonts in your own server. Some ask you to pay once and for all, some others ask to pay per page-views/month. And each services, of course has different typefaces, so sometimes if you want an exact combination of fonts you have to deal with different and complex pay methods.
I was looking for quality but most of web-fonts doesn't have a proper on-screen display because they don't have good enough hintting, because it's a work of hell for a type designer. But Hoefler & Frere-Jones did it, and they recently launch their web-font service past July. Yes, they have their own pay method, different to the rest, and being fair a bit expensive, but quality pays off. You pay an annual subscription for using the service and then you also pay for the fonts you are going to use. As the first 5 font packages are for free, I was able to afford the service.
They make a big effort building the "ScreenSmart" version of their text fonts with a great hinting for 9 to 18 px sizes. Which I'm not using as I'm not big fan of small sizes on web (are you paying for that infinite scroll? do you want people get blind?).  So I'm using the normal web-font versions of Mercury (for tittles and the left menu) and Whitney (for the rest), and they look amazing, good quality print fonts with great on-screen display.
Update: after a lovely 6 years of Mercury and Whitney, I moved to IBM Plex, since it's an Open Source which I can manipulate and play with for my own purposes.


Fuera de las redes

De febrero a septiembre de 2013 hay un pequeño agujero negro en mis redes sociales. Necesitaba focalizar mi atención en cosas más importantes y opté por cerrar mi alter ego en la red.

Desde el minuto uno se nota la mejoría, estás más centrado. Tras el primer día notas la cantidad de tiempo extra que ganas y relativizas todo lo que pasa allí dentro, las discusiones absurdas, las obsesiones, fruto en gran medida por la falta de empatía y la descontextualización del mensaje. No sabemos escribir en las redes y no sabemos interpretar estos mensajes, pero sólo es cuestión de tiempo, de adaptarnos, y entenderemos y toleraremos cosas que hoy en día aún nos chocan.

Desarrollé una obsesión por conseguir tiempo extra, y eso que había ganado bastante con el «apagón». Optimicé todas mis herramientas de gestión para conseguir más tiempo. Me dio la sensación que era más fácil todo, quizá por aquello de estar focalizado.

Pasé a comunicarme con la gente por correo, teléfono y en bares con una cerveza delante. Sabia más de mis amigos, también de los lejanos y las conversaciones tenían más calidad. Las redes generan una falsa sensación de «saber de alguien», en realidad sólo sabes lo que quieren que se sepa públicamente.

Estar fuera de las redes me resultó irónicamente adictivo. Pero ahora, vuelvo a las redes, con otra actitud (creo), porque me voy físicamente.


Gestores tipográficos

Artículo originalmente publicado en http://graffica.info/los-gestores-tipograficos-que-debes-conocer/
Si no usas un gestor de fuentes y trabajas en esto del diseño gráfico, posiblemente te estés cargando tu herramienta de trabajo. Los archivos de fuentes se instalan en carpetas del sistema porque éste las utiliza en la mayoría de programas que usamos. Esto repercute en el rendimiento del ordenador inútilmente, ya que cuando estás trabajando apenas usas más de 10 fuentes diferentes. Malgastas procesador, batería, electricidad y emites CO2 contaminante a la atmósfera. Te estás cargando el planeta.
Por ello es importante saber gestionar nuestras tipografías. Aquí podéis encontrar un artículo sobre «buenas prácticas de la gestión de fuentes». Uno de los puntos clave es el uso de un gestor. Estas son nuestras opciones para ordenar el caos:

Extensis SuitCase Fusion 4 (Mac y PC)

icon suitcase fusion Los gestores tipográficos que debes conocerCompleto. Es el buque insignia de los gestores tipográficos. El más caro, 97,33 €, pero es una buena relación calidad-precio para todo lo que ofrece. Es el primero en incorporar nuevas funcionalidades como la gestión de WebFonts o la activación automática de fuentes en uso.
Sus características más interesantes son:
- Panel dentro de Adobe Creative Suite para activar o desactivar fuentes.
- Activación automática de fuentes en uso para Indesign InCopy, Illustrator, Photoshop y QuarkXPres.
- Buscador de tipografías similares.
- Vista previa de webfonts aplicadas a la web que indiquemos.
- Previsualización de fuentes en ventanas flotantes para comparar encima de documentos.
- Detección de fuentes corruptas.
- Activación temporal de fuentes (se desactivan al cerrar la sesión).
- Prueba de 30 días.
+info: Suitcase Fusión 4
3769653 1 Los gestores tipográficos que debes conocer

FontExplorer X (Mac y PC)

Captura de pantalla 2013 01 30 a las 18.10.28 Los gestores tipográficos que debes conocerEl más usado. Nos enganchamos a él porque antaño fue gratuito y nos acostumbramos, luego pasó a costar 79 €, un poco caro para tener menos funcionalidades que Suitcase Fusion. Su propietario es Linotype, que fue comprada por Monotype, que compró a su vez MyFonts siendo (Monotype) la fundición con un mayor catálogo tipográfico. El día que aprovechen esta ventaja, el gestor se convertirá en el iTunes (de pago) de la tipografía.
Sus características más interesantes son:
- Tienda integrada (sólo fuentes de Linotype).
- Activación automática de fuentes en uso para Indesign InCopy, Illustrator, Photoshop y QuarkXPress.
- Copia de seguridad de las fuentes.
- Prueba de 30 días.
+info: Fontexplorer X
FontExplorer X Pro 1 750x566 Los gestores tipográficos que debes conocerCualquiera de los dos programas anteriores son realmente los únicos con garantías. Son igual de eficientes en la gestión tipográfica, aunque se ralentizan y cuelgan igual. Aún así, podemos optar por otras alternativas más económicas y sencillas:
fontcase icon 150x150 Los gestores tipográficos que debes conocerFontCase (Mac): Agradable interface, previsualización de WebFonts, activación automática de fuentes en uso, pero propenso a los cuelgues y exclusivo para Mac OSX Lion o superior. Es el más barato, 26,99 €. Nos permiten además instalarlo y probarlo durante 30 días. Una opción rápida y bastante eficaz.
FontAgent Pro 5 (Mac y PC): Desfasado, activación automática de fuentes en uso, muy estable, acepta AppleScripts. Caro para lo que ofrece, 74,26 €.
No existen por el momento gestores gratuitos u Open Source. Sí existen visualizadores de fuentes, pero al no gestionar la activación y desactivación de éstas, no los consideramos útiles para nuestro trabajo. ¡Ah! por cierto, no se te ocurra instalar varios gestores a la vez o volverás loco al ordenador.


Gestión de fuentes

Artículo originalmente publicado en http://blog.bauertypes.com/?p=615
Gestor-fuentes
Los archi­vos de fuen­tes jue­gan un papel muy impor­tante en el ren­di­miento de nues­tros ordenadores. Cuando abri­mos un pro­grama, cada fuente obliga al sis­tema a que las lea, pro­cese, cla­si­fi­que y cree una pre­vi­sua­li­za­ción en un menú para que el usua­rio las pueda seleccionar.
Por la salud de tu orde­na­dor, es reco­men­da­ble usar un ges­tor tipo­grá­fico donde vol­car tus archi­vos de fuen­tes e ir acti­vando y des­ac­ti­vando según nece­si­tes. He aquí nues­tra lista de bue­nas prác­ti­cas para la ges­tión de fuen­tes:

  • Economiza, activa tem­po­ral­mente sólo las tipo­gra­fías que vayas a usar.
  • Usa la acti­va­ción auto­má­tica de fuen­tes en uso en tus pro­gra­mas habituales.
  • Jamás des­ac­ti­ves las fuen­tes de sis­tema (alre­de­dor de unas 50), aun­que tú no las uses, el sis­tema sí las usa y pro­du­cirá erro­res graves.
  • Desactiva fuen­tes que se hayan instalado/activado solas:
    • Fuentes que ins­ta­laste antes de empe­zar a usar el gestor.
    • Fuentes que ins­ta­lan «sui­tes» de pro­gra­mas como Microsoft Office o Adobe Creative Suite.
  • La car­peta de fuen­tes o el «Catálogo tipo­grá­fico» no son ges­to­res. Evítalos.
  • Jamás ins­ta­les dos ges­to­res de fuentes.

Recomendación: No uses el ges­tor para ins­pi­rarte bus­cando entre tu arse­nal tipográfico. Imprime mues­tras de tus tipo­gra­fías (los ges­to­res tie­nen fun­cio­nes para ello) o con­sulta catá­lo­gos tipo­grá­fi­cos (físi­cos o digitales).
Para ele­gir cual es el ges­tor de fuen­tes que se adapta mejor a tus nece­si­da­des pue­des con­sul­tar este artículo com­pa­ra­tivo.


Conferencias

Artículo originalmente publicado en http://graffica.info/notas-al-pie-conferencias-toca-reinventarse/
No puedo iniciar mi escrito sin aclarar que soy organizador de la Escola Muuu.
Los diseñadores gráficos tenemos tendencia al asociacionismo, nos gusta reunirnos en lugares públicos con otros de nuestra especie para sumar conocimientos y contactos (a veces ligar). Las excusas son normalmente conferencias, talleres, mesas redondas, exposiciones, entregas de premios, congresos, festivales, semanas de…, etc.
El pasado mes de junio, gracias al Offf 2011, nos preguntábamos qué aporta un evento en el que vas a ver a grandes maestros encima de una tarima dando un discurso (por supuesto el festival ofrecía muchos otros atractivos, pero ese era el principal). Gracias al servicio de streaming del mismo evento, algunos pudimos disfrutar de esas charlas cómodamente desde el sofá de casa. Dada la nula interacción del asistente con el ponente y la incomodidad de la sala, la opción ‘sofá de casa’ gana puntos. Si sumamos que algunos (sólo algunos) ponentes se dedican a enseñar los cromos que ya puedes ver en su web o a repetir charlas, la conferencia pierde atractivo.
“¿Muerte a las conferencias?”
Hay muchas otras cosas que nos gustan del hecho de reunirnos. La conferencia es una excusa, salimos del estudio, nos reencontramos con los amigos, se comenta la jugada y luego llenamos algún bar. Por supuesto, si Sagmeister va al Offf tienes la oportunidad de ir y pedirle en persona que te tatúe algo con un cutter en la piel. Pero la charla en sí, de repente pierde protagonismo.
Un diseñador con suficiente ego, un poco de iluminación y realización puede colgar un vídeo en su web o en su Vimeo mostrando sus dotes de orador y explicando sus proyectos, cosa que sin duda nos gusta e interesa, del mismo modo que nos gusta e interesa Behance. Ahorramos dinero, desplazamientos y si no nos gusta cambiamos de canal. Si les estoy aburriendo pueden ir a ver la charla de Stefan, a sólo un clic y con subtítulos.
Está sucediendo como con la música, tenemos más referentes que nunca y no paran de aparecer nuevos talentos. Esto también permite la democratización de “los de siempre”, en referencia a los ponentes que saltan de festival en festival cual campaña electoral (me informan por el pinganillo que el controvertido tema “los de siempre” será tratado en venideras “Notas al pie”).
Con tanta información e inspiración al alcance, nuestra profesión sólo puede mejorar, incluso la gente que copia, tendrá referentes buenos y copiará cosas bien hechas, por mal que lo hagan siempre llegará un ápice de esa calidad.
“Yo voy a los conciertos por el espectáculo”
No hay que perder de vista los otros factores mencionados antes por los que ir a una conferencia, “el caliu” (la calidez). Las conferencias no están obsoletas, pero puede ir bien reinventarse y potenciar la presencia de los asistentes que escuchan. Tenemos en una sala reunidos a un mega-máster, posiblemente mediático (de “los de siempre” ya saben) y 40 diseñadores de todas las situaciones posibles: estudiantes de ciclos, de grados, postgrados, másters, doctores, becarios, directores de arte, artefinalistas, cabezas de estudio, freelances, presidentes de asociaciones, etc. Y no lo aprovechamos, sólo habla uno, porque se hace difícil participar, por la presión de grupo.
Una de las cosas bonitas que suceden en Escola Muuu (autobombo, ¡vengan vengan!) es que la convivencia, el dormir juntos y lavarse los dientes uno al lado del otro, genera confianza entre asistentes y la gente participa mucho más, interrumpe, critica e insulta si hace falta. De hecho, en alguna ocasión hemos rehusado colgar podcasts de las conferencias por el alto nivel de sinceridad de los ponentes. Es un ambiente que se da fácilmente en un taller o una mesa redonda, pero no en una conferencia. Chill Laus es otro buen ejemplo de interacción ponente-oyente, una mezcla de conferencia y mesa redonda con barra libre de cerveza. Sí, acaban de identificar la clave, cerveza gratis, ir cocido socializa.
“Quiero pasarlo bien y aprender”
Todos queremos, y es un placer escuchar a algunos ponentes. Muchos de nosotros hemos crecido y aprendido gracias a ellos. Sobre todo cuando empiezas, te abre los ojos ver a buenos profesionales, y además se crea red, algo muy importante en nuestra industria.
Con un poco de astucia por parte de los organizadores y un poco de salero por parte de los oyentes podemos generar entre todos una experiencia mucho más enriquecedora. Si al ponente se le da vía libre para dar un discurso pueden pasar dos cosas, que repita alguna charla anterior sabiendo que sólo tiene que mostrar su web y charlar un poco, o que sea una persona comprometida y escriba de cero una ponencia interesante. Para lo segundo hay que pagar, es un trabajo y son unas horas dedicadas a ello. En mi opinión, antes debe cobrar un ponente que un organizador, ya que uno pone el escenario, pero el otro pone la magia. Lo mejor es marcar el tema, señor organizador, ¿por qué le invita? Indique qué le ha motivado a invitarlo y marque un poco el camino, al ponente seguro que le ayuda una guía.
Bien, nos ha quedado una conferencia de pedestal/streaming, sólo falta que el oyente deje de “sólo oír” y se sienta cómodo, activo, que critique, que participe, si se da la oportunidad de un turno de preguntas, que pregunte, aunque sea “¿con qué Pantone se haría un traje?” o si cree que para sobrevivir hay que asociarse o dividirse. Para estar allí, el oyente (seguramente) habrá pagado, puede exigir unos mínimos y sacarle jugo.
El ponente también puede poner de su parte, en primer lugar, comunicándose con el público y poniéndose a su nivel, si es creativo comunicando su trabajo también puede ser creativo comunicando a sus iguales. Si su trabajo trasciende a lo digital -estamos hablando de libros, revistas, carteles, packaging, materia- ¿por qué mostrarlo sólo en pantalla? Traigan unas muestras, a la antigua usanza. Estamos entre diseñadores, todos sabemos que la tele (proyector) engaña y que el resultado final también es importante. Pueden enseñarme que han diseñado un libro de 70x100cm que yo en pantalla veré un A5. Aún recuerdo cuando Multitouch Barcelona convirtió su conferencia en un juego de Space Invaders interactivo que definía a la perfección su filosofía y trabajo.
“¿Y quieres decir que hay para tanto? Son conferencias, no es su trabajo, déjales…”
También es verdad. Bueno, por lo menos lo de la cerveza está bien, ¿no?